Nacionales

La reforma más difícil de Cornejo: cambiar el sistema de transporte

591b1a91cf019_684_386!

El nuevo sistema de transporte será una de las pruebas más difíciles que le toque superar al Gobernador. Cambian los recorridos y la lógica. No modifican la ecuación económica, pero prometen más control.

Alfredo Cornejo no duda en avanzar lo más rápido posible para implementar reformas hasta donde le alcanza el poder. Lo hizo en la estructura del Poder Ejecutivo y en el andamiaje administrativo. Mucho más en el Poder Judicial. Pero fue mucho más precavido para dar un paso adelante en una de las urgencias de Mendoza que le quemaba en las manos: el transporte público. Heredó una licitación vencida y un sistema quebrado. Y en ese contexto eligió, esta vez, avanzar con pies de plomo, pues cualquier cambio afecta la vida cotidiana de los mendocinos y la repercusión es inmediata.

Quizá por haber tomado la experiencia de su “país Modelo”; Chile. Es que en allí el cambio radical en el servicio de transporte, con TransSantiago, casi le cuesta la gestión a la presidenta Michelle Bachelet (en su primer mandato). Incluso el nombre se parece al del país vecino: Mendo Tran, transporte multimodal de Mendoza.

En el Gobierno entienden que el sistema no da para más, pues atrasa 30 años. Y los cambios propuestos en la licitación que lanzó Cornejo la semana pasada son estructurales. Pero probablemente de implementación paulatina para evitar el colapso en la transición.

Todo nuevo, pero paso a pasoRed completa

Las condiciones propuestas aún son provisorias y tiene varios planos de lecturas. En lo operativo, el cambio más brusco será en los recorridos, pues se modifican por completo para dejar de ser un sistema “puerta a puerta”. Solo se mantienen los números de las líneas, pero desde lo estético (los colectivos será todos rojos con círculos para diferenciarlos), hasta los puntos que unirán serán distintos.

Los recorridos troncales estructurales los prestará la Sociedad de Transporte de Mendoza y probablemente a través de colectivos híbridos. Ese servicio tendrá alta frecuencia de recorridos y unirá el Gran Mendoza de Este a Oeste y de Norte a Sur. Fuera de ellos se piensa en servicios interdepartamentales prestados por las empresas, servicios locales (alimentadores) y servicios diferenciales, con colectivos más chicos y pasaje más caro para intentar tentar a quienes hoy usan su propio vehículo para movilizarse.

En cuanto a la operación del sistema Cornejo optó por mantener el formato del cual él había sido parte en la gestación en 2005, cuando se había realizado la última licitación. Es decir, se mantiene el pago por kilómetro recorrido y el Estado sigue siendo el administrador: el que paga y recauda. La diferencia será que le agregan a las fórmulas para pagarle a las empresas variables de eficiencia: cumplimiento de horarios, cantidad de pasajeros transportados y hasta la higiene de las unidades. Claro que el plan no es tan dramático. La empresas tendrán un año “piloto” en el que se tomarán todas las variables base del sistema. Recién tras ese primer plazo comenzará la prometida mano dura para controlar.

La primera experiencia con ese sistema tuvo problemas, pues durante años el Estado pagó a las empresas “a ciegas”, es decir sin controlar el cumplimiento efectivo de los recorridos. Más de una década después, prometen perfeccionarlo con más controles.

Todas las unidades tendrán un solo color: el rojo “metrotranvía”, y se distinguirán por un círculo de color según la zona que cubrirán y la línea. Las unidades tienen que tener un promedio de 5 años de antigüedad y paulatinamente se sumarán colectivos adaptados.Colectivos nuevos

Quiénes juegan

La licitación es internacional y en lo formal buscan tentar a empresas de otros sitios para mejorar la competencia. El sistema se dividió en 8 grupos con recorridos nuevos; muchos de ellos interdepartamentales. Eso implicaría que las empresas actuales deban adecuarse incluso mudando los controles y la estructura que tienen montada. También podría cambiar las uniones de empresas que hay.

Desde AUTAM, la cámara que nuclea a las empresas, también son cautos. Aseguran que se analizarán la propuesta a fondo y harán sugerencias antes y después de la audiencia pública del 14 de febrero. Desde la Cámara que lidera Sergio Pensalfine entienden que los cambios deberán ser paulatinos y, aseguran, toma a las empresas con una situación más sólida que lo ocurrido en 2005.

Fuera de los grupos que ya son parte del sistema, hay varios grupos empresarios que sondean el tema para insertarse en el transporte urbano. Badaloni, de la mano de Andesmar, es uno de ellos y también la empresa CEOSA, de Fernando Porreta, que ya tiene en su esquema un área de transporte. Solos o asociados, es probable que intenten ser parte de la licitación.

Entre los requisitos hay algunos datos clave. Uno de ellos es que prohíben que una empresa participe de más de 2 líneas; restricción que se extiende a cualquier accionista. También incluyeron otra restricción: los oferentes no podrán mantener ningún litigio judicial con el Estado si quieren participar. Eso podría complicar las aspiraciones de algunas empresas, como CEOSA, que mantiene una larga lista de causas judiciales contra el Estado.

Es el segundo intento de licitación del sistema tras la suspensión de lo realizado por la gestión anterior. La base de datos desde la que se partió indica que el 45% de los viajes, de la movilidad, de los mendocinos se hace a través del transporte público. Y en ese estudio hay datos interesantes, como que Luján y Maipú son los departamentos “más independientes”, es decir cuyos habitantes pueden desarrollar su vida sin ir al microcentro de Ciudad. Como contrapartida, Ciudad, Las Heras, Guaymallén y Godoy Cruz se mueven “como uno solo”, es decir como si fueran el mismo núcleo urbano. Para los usuarios, la clave del éxito o el fracaso del nuevo sistema será la transición. Para el Estado lo será la sustentabilidad: lograr que el esquema de financiamiento y calidad del servicio tenga equilibrio. Aunque sea una de las apuestas menos políticas, la reforma en el transporte es la más difícil de las que le toca encarar a Cornejo porque la repercusión es inmediata en el día a día de los mendocinos.

FEDERACIÓN ARGENTINA DE TRANSPORTADORES DE AUTOMOTOR DE PASAJEROS

Es más que una federación, es un equipo que trabaja todos los días motivado por su pasión: promover el desarrollo de un mejor desempeño del transporte público de pasajeros por automotor, para todos los habitantes de la República Argentina.

Suscríbete a nuestro Boletín

Links Externos




Copyright © 2016 Todos los derechos reservados. By Estudio Poligono

Subir