Nacionales

Fetap pidió a Mestre subsidios por $22 millones

fetap-300x153

Fracasadas las rondas de negociación entre empresarios y miembros de la Secretaría de Transporte de la Nación, las tres prestadoras privadas presentaron una nota para exigir al municipio que cubra el presunto atraso tarifario.

Los asesores del presidente Mauricio Macri respondieron con ligereza a las encuestas pocos auspiciosas para la gestión de Cambiemos. La provincia de Córdoba, la zona de confort del macrismo en el interior del país, volvió a ser el escenario de importantes anuncios de gobierno que, por supuesto, fueron expuestos por miembros de la primera línea del gabinete que comanda el influyente ministro Marcos Peña.

Los cordobeses aún mantienen su voto de confianza al líder del PRO, aunque esos informes estadísticos encendieron la señal de alerta. Probablemente, la necesidad de abonar el vínculo que en electorado mediterráneo trabó con el partido recoleto (para poner punto final al kirchnerismo) explique el abordaje de tópicos incómodos y la promesa de acciones concretas.

Fue el caso de la bajada del ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, quien no abandonó la ciudad sin antes referirse a un tema que preocupa no sólo a la administración del Palacio 6 de Julio, sino también a los más de 800 mil pasajeros que utilizan diariamente el sistema público de transporte: el precio del boleto.

El ciclista porteño se mostró como el paladín de los usuarios al afirmar que existía la voluntad de evitar un reajuste tarifario.

En consecuencia, analizaría vías alternativas para evitar que el impacto de la inflación en el rubro fuese absorbido por los vecinos.

El intendente Ramón Mestre fue testigo de la primicia en medio de la inauguración de una nueva pista para pruebas a aspirantes a obtener su carnet de conducir.

Dos semanas después de la declaratoria de intención del gobierno de la Nación, Fetap vuelve a la carga.

Desde el organismo que representa los intereses de las prestadoras locales -Ersa, Coniferal y Autobuses Córdoba- ya habían dejado trascender que la tarifa plana debía situarse en el orden de los $15, esto es, un 20% más de su valor actual.

Ante la negativa de Mestre de revisar la estructura de costo a poco más de tres meses de autorizar la suba a $12,55, los empresarios comenzaron las gestiones en la Secretaría de Transporte de la Nación con el objetivo central de lograr un aumento de las partidas subvencionadas, pero fundamentalmente pelear por una rebaja en el combustible subsidiado que sufrió un incremento de 60 puntos en enero de este año.

Desde la Secretaría de Transporte de la Municipalidad se realizó un acompañamiento de la demanda de Fetap en Buenos Aires porque sabían que del éxito de la incursión dependía el cese de una demanda sectorial que, tarde o temprano, derramaría sobre los funcionarios mestristas. Avisado de las negociaciones infructuosas, Mestre buscó blindarse al asegurar en una entrevista radial que no planea retocar el boleto en lo inmediato. Sus colaboradores completan que será recién antes del cierre del año.

En este contexto, desde la Fetap resolvieron trasladar la sede de la discusión por subsidios a Córdoba, específicamente, en el quinto piso del municipio, donde se encuentra la cartera de Servicios Públicos que comanda el contador Julio César Waisman.

Fuentes de las tres prestatarias privadas del transporte urbano confirmaron a Alfil que presentaron una nota conjunta donde exponen de manera detallada el impacto de la oscilación de precios en las variables más importantes, entre ellos el recorte de subsidios al combustible mayorista.

Sin eufemismos, exigen al Ejecutivo municipal que cubra con partidas no reintegrables el supuesto déficit del sistema. ¿Cuál es la cifra en danza? Ersa, empresa correntina que cubre el 33% de la plaza y gerencia los corredores de Autobuses Córdoba, requiere 10 millones de pesos. La cordobesa Coniferal calculó un rojo de siete millones de pesos; mientras que la nueva razón social de Autobuses Santa Fe precisa cinco millones de pesos. Los valores expresados son mensuales.

Para llegar a las cifras expuestas, los directivos suman en el cálculo el aumento del combustible, el bono salarial que recibieron los choferes afiliados a UTA de 5.000 pesos en diciembre (no incluye la paritaria que se discutirá en Buenos Aires para el ejercicio en curso), el incremento de pólizas de seguros y repuestos; y por último, la compra de nueva flota.

Sobre este punto destacan que los últimos coches que incorporó Coniferal y las 18 nuevas unidades que pondrá en circulación Autobuses Córdoba en los próximos días utilizan combustible Euro5 que escapa en un 100% de los subsidios a las naftas que entrega la Nación.

Desde el municipio no programaron una reunión con Fetap para canalizar la demanda y esperan la citación prometida por el ministro Dietrich para buscar paliativos que retrase el aumento de tarifas. Mientras tanto, frenan a los empresarios con informes que evidencian una clara recuperación del número de pasajeros transportados: en 2016 se trasladaron casi un 3% de más de usuarios que en 2015.

FEDERACIÓN ARGENTINA DE TRANSPORTADORES DE AUTOMOTOR DE PASAJEROS

Es más que una federación, es un equipo que trabaja todos los días motivado por su pasión: promover el desarrollo de un mejor desempeño del transporte público de pasajeros por automotor, para todos los habitantes de la República Argentina.

Suscríbete a nuestro Boletín

Links Externos




Copyright © 2016 Todos los derechos reservados. By Estudio Poligono

Subir